Mariah Carey será la portada de la revista Cosmopolitan, al menos en su versión Americana, donde ha dado una entrevista en la que habla de sexo, de las rivalidades y de las historias que hay detrás de sus memes épicos. 

La entrevista de Jessica Herndon podrá leerse al completo a través de la edición impresa de la Cosmopolitan Americana a partir del 16 de Julio. 

Cosmopolitan Online ha publicado un extracto. 

ENTREVISTA:

Son las 10 de la noche de un domingo y estamos sentadas en una habitación privada dentro de uno de los hoteles más caros de Dublín. Se ha quitado los tacones de aguja Valentino, alguien los empacó para ella, pero son demasiado pequeños, y espera pacientemente a que alguien le traiga sus snacks. Las únicas cosas que ha tenido tiempo de consumir desde que se despertó son un pequeño batido de proteínas y algo de psyllium, un suplemento de fibra.

Una de las personas llega finalmente con una fuente con algo de charcutería y aceitunas y una botella de vino tinto. Brindamos. Mariah toma un sorbo con su meñique en el aire, el gran anillo de mariposa de diamante en su mano derecha (también hay uno a su izquierda brillando). Ella pone sus pies descalzos sobre una otomana de terciopelo. Es agotador estar en medio de una gira mundial. No es una gira internacional, cariño, una global .

Pero después de unos pocos sorbos, Mariah está insatisfecha. «Sabe mal», dice, enviando el vino de vuelta con una disculpa. (Para que conste, la botella de reemplazo tampoco fue tan buena).

Muchos, incluyendo a Mariah, dirían que ella ha ganado el derecho de exigir exactamente lo que quiere. Esta es la mujer que ingresó al negocio de la música como una ingenua hace tres décadas, rompió toneladas de récords y, hasta el día de hoy, ha obtenido más números uno de Billboard Hot 100 que ninguna otra artista femenina en la historia.

Esta es la mujer que poseyó la totalidad de los años 90: escuchar solo una nota de «Vision of Love», «Always Be My Baby», «Hero», «Honey» o «Heartbreaker» es suficiente para enviar a los milenials más viejos directamente a los días de gloria de las plataformas de Steve Madden, los catálogos de Delia y los maratones de My So-Called Life. (Cuando escucho el coro de «My All», prácticamente puedo oler el cabello de mi propio Jordan Catalano de secundaria.)

Esta es la mujer que ha estado yendo desde entonces, y no necesariamente reinventándose a sí misma. Después de todo, solo hay una Mariah, y ella no tiene edad (literalmente, sin edad. Ni siquiera Internet sabe con certeza la edad que tiene). En cambio, se mantuvo relevante tratando de adaptarse en el camino intencionadamente .

Tiene uno de los memes más conocidos de todos los tiempos: «No la conozco», que es el Mariah clásico y actual. Cuando un entrevistador de la televisión alemana le preguntó por sus pensamientos sobre su rival  músical Jennifer López, Mariah sacudió la cabeza alegremente y respondió: «No la conozco». Años más tarde, cuando explotó la cultura meme, esta bomba indirectamente directa de desdén acuñó a Mariah como una reina de Internet.

Así que imagínense si, en lugar de celebrar constantemente nuevos grupos de It Girls, aplaudimos el hecho de permanecer, de durar, de no pensar ni siquiera por un segundo en desaparecer. En este mundo, Mariah siempre lo sería. Eso es más de lo que puede decir de la nueva generación de superestrellas, quienes, honestamente… simplemente no la conocen. «No tienen idea de lo que pasé cuando era niña para llegar a ser una niña de 18 años con un contrato discográfico», dice. «Esto fue antes de que pudieras simplemente ir a YouTube y cantar».

Mariah creció en Long Island, a las afueras de la ciudad de Nueva York. Habla de sí misma como una niña biracial, una mezcla de afroamericanos, venezolanos e irlandeses, con padres divorciados y desafíos financieros. En ese momento, «la gente no entendía quién era yo, qué era yo, mi origen étnico, el hecho de que no teníamos dinero».

Su dura infancia es una de las razones por las que ama tanto la Navidad. «Cuando era niña, siempre esperaba grandes navidades y no las teníamos», recuerda. «Mi hermano y mi hermana volvían a donde yo estaba con mi madre, y pelearían y arruinarían las vacaciones. Todavía sería como, ¿Sabes qué? Solo quiero tener el mejor momento». (Al final tuvo ese gran momento: este año se cumple el 25 aniversario de» All I Want for Christmas Is You», la canción navideña más popular de la historia moderna con más de $60 millones recaudados, y ahora pone su corazón en la Navidad para sus hijos. «Hacemos todo lo que siempre quise hacer cuando era niña».

Cuando era adolescente, Mariah fue camarera para llegar a fin de mes y pasó la mayor parte de su tiempo libre escribiendo canciones. Después de grabar una cinta de demostración, logró ponerla en manos del jefe de Sony Music, Tommy Mottola. El titan de la industria, que trabajó con Michael Jackson y Celine Dion, tomó a una muy joven Mariah bajo su muy poderosa ala. Su relación rápidamente se volvió romántica, a pesar de una diferencia de 20 años, y las dos se casaron poco después de que su álbum de debut homónimo se convirtiera en el disco más vendido de 1991.

«Es posible que desees imaginar a una novia niña», dice ella. “Hubo un esfuerzo consciente para mantenerme como esta chica estadounidense tipo, lo que sea que signifique. Fue muy controlado. No había libertad para mí como ser humano. Era casi como estar presa”. Mottola desde entonces ha calificado la relación de“ incorrecta e inapropiada”, y se separaron después de ocho años.

Aún así, logró crear 6 álbumes número uno y 18 sencillos número uno (muchos de los cuales ella co-escribió), ganó cinco Grammy y dominó el mundo de la música con su raro rango vocal de cinco octavas. ¿Ha habido contratiempos? Por supuesto. Hubo esa actuación ahora infame de la víspera de Año Nuevo 2016, cuando su auricular funcionó mal y ella se negó a cantar junto con la pista de respaldo. Un espectador casual podría haber asumido que Mariah estaba siendo «difícil» o, peor aún, planeaba hacer playback todo el tiempo 

«Si la gente piensa que eso es lo peor que me ha pasado, primero que nada, no han estudiado mi carrera lo suficientemente bien», dice ella. «Después de lo que he pasado, ¿a quién le importa una mierda si mi monitor se rompió, se cayó, salió de mis oídos porque la estúpida túnica estaba demasiado suelta? Estas cosas pasan y se acabó. Mis verdaderos fans se quedan conmigo, y el resto de la gente lo superará».

En realidad, la gente lo amará, o le encantará odiarlo, especialmente en internet. Y no creas que Mariah no lo sabe. Después de tener gemelos con su ex marido Nick Cannon en 2011, ella inmediatamente los calificó como #DemBabies, mucho antes de que los niños fueran algo. Cuando se dislocó el hombro en 2013, se presentó a los paparazzi con un cabestrillo deslumbrante. Antes de dar su discurso de aceptación por el Icon Award en los Billboard Music Awards de mayo, Mariah se sacó un pañuelo del sostén, se secó la cara y lo arrojó a un lado. Las redes sociales se volvieron locas. («No estaba planeado», dice ahora, mientras ladea el cabello y se encoje de hombros ligeramente).

Y vale la pena repetirlo: nadie puede dejar una crítica viral como Mariah. A lo largo de nuestro tiempo de snacks y vinos, Mariah nunca nombra directamente a ninguno de sus competidores, o las estrellas de YouTube que actualmente gobiernan las listas, pero de todos modos ella tiene una forma de hablar de ellos.

Sobre el tema de la escritura: “Muchos artistas dicen que escriben, pero en realidad no escriben. Sin ofender a nadie. Eso es justo lo que he visto «.

Sobre el estilo: “Muchas chicas están desnudas delante de todos. Sin ánimo de ofenderlas».

En videos musicales: “Ya no hacen vídeos de 2 millones de dólares. Cualquiera puede hacer un vídeo ahora «.

En su aparente preferencia por los hombres más jóvenes (actualmente está saliendo con su ex bailarina de respaldo Bryan Tanaka): “No he tenido tantos, pero ha habido distintas variedades. «Solo he estado con cinco personas en mi vida, así que soy un poco mojigata, sinceramente, en comparación con la mayoría de las demás de mi profesión».

Luego hay un riff sincero en sus labios: «Me veo horrible con el labio rojo. Probablemente debería haberme acabado los labios, pero es demasiado tarde ”. En un momento, Mariah se levanta y desliza sus manos por su torso. «Aquí no hay nada más que este vestido de punto», dice ella. Por «nada aquí», ella quiere decir que está libre de fajas.

A mitad de una serie de estas jugosas confesiones, se me ocurre: no son solo fragmentos de sonido. La mayor parte de lo que está diciendo se puede convertir en (más) interminables memes y titulares. Ella está ingeniosamente diseñando esta entrevista para que sea lo más «publi-cable» posible, para asegurarse de que se mantendrá en los feeds de noticias durante días. 

Así: al final de la noche, mientras hablamos sobre el cuidado de la piel, ella se inclina y me da un primer plano de su mejilla. Espero, casi sin respirar, ¿es este el lado que se rumorea que insiste a los medios que la fotografíen? ¿Está ella a punto de darme todos los nombres en su paquete de variedades? —Hasta que Mariah ronronea: «Puedes felicitarme por eso cuando quieras».

Fuente: Cosmopolitan :: Traducción: MundoMariah

Entrevista de Mariah Carey para Cosmopolitan
Etiquetado en:    
WP2FB Auto Publish Powered By : XYZScripts.com