Mariah Carey surgió en Nochevieja en el Madison Square Garden del modo más parecido al de un cuento de hadas: suspendida por encima del público dentro de un trineo rojo, cantando el remix de su All I Want For Christmas Is You. Fue un momento del espectáculo acorde con la noche especial y la fascinación de Mariah Carey con la infancia perpetua. Siempre 12, exclamó a la audiencia unas canciones más tarde, al ver una pancarta en el público que le hizo recordar que cumple 40 en Marzo. Unos segundos más tarde mostró otro de sus signos característicos. «Necesito un poco de pintalabios  y que me amolden el pelo», proclamó, añadiendo: «Dicen que soy una diva, asi que quizás deba actuar como una».

Un equipo de bailarines masculinos la acompañaron durante Shake It Off y Touch My Body, tras lo cual se dirigió a la multitud – entre los que se encontraba Gabourey Sidibe, compañera en Precious. – Esa fue la primera ocasión, de las muchas en las que se dirigió al público. Observando el título de la siguiente canción,  H.A.T.E.U., dijo:   «puede ser desagradable, no me refiero a ti». El ultimo single de Memoirs Of An Imperfect Angel dio paso a un cambio de vestuario, durante el cual sus bailarines se movieron al ritmo de Make It Happen. Mariah volvió al escenario para cantar el último verso.

Carey es conocida más por su fuerza vocal y su fuerte personalidad que por su espectáculo, y el concierto – la primera fecha del Angels Advocate Tour, su primer tour desde Las Aventuras de Mimi – se recordará más por sus notas altas y extraños monólogos que por una coreografía y escenografía impresionantes. Pidió una bebida antes de Subtle Invitation (Necesito un poco de champán, no me importa lo que diga Debbie Allen), y se quejó de la petaca de su micro inalambrico («Si esta cosa vuelve a caerse de mi vestido una vez mas, voy a pegaros»), y reflexionó sobre el paso del tiempo («Nunca pensé que viviría para ver el 2010, puesto que tengo 12 eternamente».)

Imágenes de ODB rapeando su intro en Fantasy llenaron la pantalla de video dos minutos antes de medianoche y Carey comenzó a cantar, pero paró de repente para empezar la cuenta atrás de fin de año que culminó con una lluvia de confeti y globos. Una vez que el aire se despejó de globos y brillante, Carey comenzó con Obsessed y Migrate, mientras su equipo bailaba en el escenario. El marido de Carey, apareció en el escenario y le dijo a Mariah «Estás sexy en eso» antes que comenzara con Emotions, aunque ella admitió que preferia un vestido diferente.

La inundación de comentarios improvisados durante el concierto no preocupó al público, que había venido a ver a Carey en todo su explendor de diva. Desde los mensajes que dejó en su web, hasta su legendaria aparición en Cribs, Carey ha dado a sus fans algo que pocas estrellas del pop están dispuestas a revelar: la honestidad. Se las arregló para poner todas las distracciones detrás de ella para un final glorioso, la canción de 1993 Hero. Luego ella se fue a los brazos de Cannon, gritó gracias al repleto recinto («Os quiero tanto» y dejó el escenario.

Fuente: Rolling Stone :: MundoMariah

Please follow and like us:
Rolling Stone examina el concierto del MSG
Etiquetado en:
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
WhatsApp